Tratados de Paz de la Primera Guerra Mundial

Conferencia de París

El final de la Primera Guerra Mundial se concretó con una serie de tratados de paz en los que se organizó Europa tras los desastres de la guerra. Los más importantes fueron:

Procedemos a repasar las conclusiones y decisiones más importantes que tuvieron lugar en cada tratado.

Conferencia de Paz de París – 18 de Enero de 1919

La conferencia dio comienzo el 18 de Enero de 1919, a ella acudieron Woodrow Wilson, Georges Clemenceau, David Lloyd George y Vittorio Orlando máximos dirigentes de EEUU, Francia, Inglaterra e Italia respectivamente. Los tres primeros fueron los que dirigieron las negociaciones para acordar las condiciones de paz con el bando derrotado.

La tarea de redibujar los límites de Europa tras la postguerra recayó primeramente sobre la Conferencia de Paz de París. En ella, los líderes de los países victoriosos planearon los tratados de paz a firmar con los países vencidos. El tratado de Versalles con Alemania, el de Saint-Germain con Austria, el de Triana con Hungría, el de Neuilly con Bulgaria y el de Sèvres con Turquía.

Los aliados aceptaron parcialmente la propuesta de programa de paz realizada por Woodrow Wilson que incluía un total de catorce puntos incluyendo entre ellos la creación de la Liga de Naciones o Sociedad de Naciones, para preservar la paz y una pequeña pérdida de territorio de las potencias centrales en favor de los aliados. Los términos de las negociaciones de paz eran extremadamente duros para las potencias centrales que no tuvieron opción y se vieron obligadas a aceptar.

Tratado de Versalles – 28 de Junio de 1919

El tratado de Versalles pone fin a la guerra entre Alemania y los países aliados. Firmado el 28 de Junio de 1919. Los distintos puntos que se firmaron en el tratado de Versalles fueron:

  • Alemania se perdió un décimo de su territorio. Alsacia y Lorena pasaron a formar parte de Francia, Eupen-Malmédy se quedó en manos de Bélgica y el norte Slesvig pasó a ser parte de Dinamarca. En el este, se abrió un corredor que permitiera a Polonia acceder al mar Báltico de manera que Alemania quedó dividida en dos.
  • El campo de carbón del Sarre pasó a estar bajo control de la Liga de Naciones.
  • Alemania quedó desmilitarizada, la zona industrial del Rin quedó en manos Aliadas durante 15 años para controlar la producción industrial alemana. El Ejército Alemán se vio reducido únicamente a 100.000 hombres y 4.000 oficiales, sin artillería pesada, submarinos ni aviación.
  • Las potencias centrales pero sobretodo Alemania, fue declarada la única responsable de la guerra y se le prohíbe el ingreso en la Sociedad de Naciones.
  • Alemania fue obligada a pagar numerosas indemnizaciones y reparaciones.

Tratado de Versalles

Los tratados de Saint-Germain y Trianon

Los tratados de Saint-Germain y Trianon suponen la firma de la paz de los países aliados con Austria y Hungría respectivamente. La otrora monarquía dual bajo el Imperio Austrohúngaro se había fragmentado y el Tratado de Saint-Germain supuso el reconocimiento de Hungría, Checoslovaquia y Yugoslavia.

Las regiones en las que había estado combatiendo el ejército austrohúngaro quedaron en manos de sus rivales. Galitzia pasó a formar parte de Polonia y Trentino se lo anexionó Italia (no así Trieste e Istria pretendidos también por Italia). Se le prohibió a Austria colaborar con Alemania para impedir una unión política entre ambas naciones.

El Tratado de Trianon completaba el proceso de desmembramiento, ya no existía Imperio Austrohúngaro tal y como lo conocemos. Los doce millones de habitantes se dividieron entre Austria y el resto de regiones alrededor de Alemania de manera que a pesar de ser de ideología, cultura  y lengua alemanas, muchos ciudadanos quedaban bajo las leyes de países que estaban en su contra.

Los tratados de Neuilly y Sèvres

Los tratados de Neuilly y Sèvres suponen la firma de la paz de los países aliados con Bulgaria y Turquía respectivamente. Bulgaria fue tratada con mayor compasión y únicamente perdió parte de su territorio. Sin embargo el Imperio Otomano sufrió enormes consecuencias.

Los británicos habían conquistado Mesopotamia y estaban determinados a mantener su control. Además habían conquistado Palestina y querían mantenerlo para proteger el Canal de Suez y porque habían prometido que se convertiría en la Casa Nacional Judía. Constantinopla, el Bósforo y Dardanelos siguieron en control turco.

El Tratado de Sèrves pretendía ser más severo con los límites territoriales del otrora Imperio Otomano sin embargo un grupo de nacionalistas turcos liderado por Mustafá Kemal evitó que lo acordado en el tratado se hiciera realidad.