Submarinos de la Primera Guerra Mundial

Submarino Uboot Primera Guerra Mundial

Durante la guerra que enfrentó a Rusia y Japón en los años 1904 y 1905 las armadas de ambos contendientes desarrollaron los primeros prototipo de submarinos torpederos. Sin embargo, no fue hasta la Primera Guerra Mundial cuando los submarinos modernos fueron realmente efectivos. Con la proliferación durante los primeros años del siglo XX de este nuevo tipo de arma naval, fueron Alemania y Gran Bretaña los que demostraron su increíble potencial.

Los submarinos militares alemanes denominados U-Boots tuvieron mucho éxito destruyendo más de la mitad de los suministros británicos transportados por mar. Los ingleses por su parte desarrollaron una familia submarinos similares a los alemanes la que denominaron U-Boat.

El primer submarino de la Royal Navy Británica fue desarrollado por John P. Holland y puesto en marcha en el año 1902. Se trataba de un submarino civil y no fue hasta 1905 cuando Alemania comenzó a desarrollar submarinos militares. En el año 1913 se produce el primer U-Boot, un submarino militar propulsado por un motor diesel.

Los franceses en aquella época eran los líderes en cuanto a construcción de submarinos propulsados con vapor. Y para el comienzo de la guerra contaban con un total de 77 unidades mientras que Gran Bretaña disponía de 55.

U-Boots

U-Boot es una abreviación de “unterseeboot” que significa bote submarino en español. Cuando comenzó la Primera Guerra Mundial, los alemanes disponían de un total de 29 U-Boots a su disposición. Con el inicio del conflicto los alemanes causaron el hundimiento de 5 cruceros británicos en menos de 10 semanas.

Dado que Gran Bretaña es una isla separada del resto Europa por mar, dependen enormemente de los recursos transportados por medio de barcos. La misión principal de los U-Boots alemanes era la de destruir los barcos mercantes de Reino Unido provocando así un deterioro importante en la línea de suministros británica en lo que se denominó “Campaña U-Boot”. Para 1917, un total de 1.4 millones de toneladas de suministros aliados habían sido destruidas gracias a los ataques de los U-Boots.

Submarinos de la Primera Guerra Mundial

Las pérdidas de suministros fueron reducidas gracias a que los aliados incluyeron convoyes de escolta para proteger los barcos mercantes. Estos grupos de protección estaban compuestos por unos cuantos buques de guerra. Así las medidas empleadas para evitar la pérdida de suministros fueron:

  • Agrupar un gran número de barcos mercantes y buques de guerra en un convoy defensivo para mejorar la protección.
  • Avances en la tecnología sonar para detectar la posición de submarinos.
  • Incremento del uso de aeronaves rastreadoras que tratan de localizar los U-Boots alemanes.
  • El incremento de la presencia naval aliada en el Atlántico con la inclusión de EEUU en el conflicto para Abril de 1917.

Hundimiento del RMS Lusitania

El RMS Lusitania era un crucero civil que transportaba ciudadanos británicos a Estados Unidos y viceversa. El 7 de Mayo de 1915 fue atacado por un submarino alemán, el U-20 que torpedeó al Lusitania causando su hundimiento en tan solo 18 minutos. El resultado de este ataque fue la muerte de aproximadamente 1200 personas de las cuales 128 eran ciudadanos estadounidenses.

Tras este ataque la guerra submarina entre Gran Bretaña y Alemania comenzó y el presidente de los Estados Unidos Woodrow Wilson, aunque presionado por Inglaterra para participar, prefirió no declarar la guerra a Alemania manteniendo la neutralidad americana. Sin embargo el presidente sí que advirtió a alemania que cualquier movimiento en contra de los derechos de los ciudadanos americanos se consideraría una ofensa y se delcararía la guerra.

Buques de Guerra

La Primera Guerra Mundial mostró la gran vulnerabilidad de los buques de guerra de la época a las nuevas formas de ataque naval como son los submarinos. En 1914 el U-9 (submarino alemán) hundió 3 cruceros británicos en menos de una hora.

Buque de Guerra Primera Guerra Mundial

Durante la Primera Guerra Mundial apenas hubo lugar para batallas navales históricas puesto que el principal conflicto naval se encontraba entre la supremacía alemana submarina y el poderío mercante de Gran Bretaña. Los aliados emplearon de manera destacada un contingente de buques de guerra para apoyar la invasión anfibia de Gallipoli en 1915.