Gas Mostaza en la Primera Guerra Mundial

Gas Mostaza Primera Guerra Mundial - Guerra Química

La Primera Guerra Mundial se puede considerar como el nacimiento de la guerra química moderna. Con una gran variedad de agentes químicos empleados a gran escala, aproximadamente se produjeron 1.240.000 heridos y cerca de 91.000 muertos. Distintos gases venenosos fueron empleados durante el conflicto cada uno de los cuales tenían diferentes efectos sobre las víctimas. Uno de los más conocidos es el Gas Mostaza fue el último en aparecer, veremos este gas y otros utilizados en la Primera Guerra Mundial.

Guerra Química

El empleo de elementos o productos químicos para el ataque al enemigo es una de las innovaciones introducidas durante la Primera Guerra Mundial. Los franceses fueron los primeros en emplear gases lacrimógenos contra el Ejército Alemán en Agosto de 1914.

Estos gases lacrimógenos no estaban diseñados para matar pero lograban incapacitar al enemigo y evitar que fuera capaz de defender su posición causándole irritación en la boca, garganta y pulmones. En la práctica, el uso de gases lacrimógenos no era extraordinariamente efectivo. Sin embargo, fueron la antesala de la utilización de gases más nocivos.

El uso reiterado de gases y otros productos obtenidos en la industria química, y el desarrollo de explosivos de alto orden hicieron que la Primera Guerra Mundial se ganara el sobrenombre de la “Guerra de los Químicos” o “Guerra Química”.

Tipos de Gases

Gases Lacrimógenos.

Bromoacetato de etilo, cloroacetona, bromuro de xililo

Gases Lacrimógenos Primera Guerra Mundial

  • Olor y apariencia. Tanto el bromoacetato de etilo como la cloroacetona son líquidos entre incoloros y ligeramente amarillos, con un olor afrutado y picante. El bromuro de xililo es un líquido incoloro con un olor aromático y agradable.
  • Efectos. Irritan las membranas mucosas de los ojos, boca, garganta y pulmones. Produce lloros, problemas para dificultar, tos y ceguera temporal.
  • Primer Uso. Agosto de 1914, el Ejército Francés empleó granadas de gas contra el Ejército Alemán, causando pequeños efectos.
  • Heridos y muertos. Estos gases fueron empleados para incapacitar enemigos, no tanto para matarlos. Los síntomas se resolvían o se pasaban después de 30 minutos lavando la cara con agua abundante.

Cloro.

Cloro Primera Guerra Mundial

  • Olor y apariencia. Gas de color amarillo verdoso y de fuerte olor. Los soldados lo describían como una distintiva mezcla de pimienta y piña.
  • Efectos. El Cloro reacciona con el agua de los pulmones formando ácido clorhídrico. Este es capaz de causar tos, vómitos e irritación en los ojos si se ingesta en baja concentración. Si las concentraciones son superiores a 1.000 partes por millón, el resultado puede ser la muerte.
  • Primer Uso. Empleado por las fuerzas germanas por primera vez en Abril de 1915 durante la Batalla de Ypres. Las fuerzas británicas lo emplearon por primera vez en Septiembre de ese año, en la Batalla de Loos con terribles resultados puesto que un viento en contra hizo que los gases que lanzaron se volvieran contra ellos mismos.
  • Heridos y muertos. El cloro era inicialmente devastador dado que las tropas no disponían de máscaras ni equipos capaces de neutralizarlo, es por ello que hasta un total de 1.100 soldados murieron en el primer uso de este gas.

Fosgeno y difosgeno.

Dicloruro de carbonilo y cloroformiato triclorometano.

Fosgeno y difosgeno

  • Olor y apariencia. El fosgeno es un gas incoloro de olor comparable a heno o hierba cortada y mucha humedad. El difosgeno por su parte es un líquido aceitoso e incoloro.
  • Efectos. Reacciona con las proteínas de los alvéolos pulmonares causando sofocación, tos, dificultades para respirar e irritación de ojos y garganta. Los efectos pueden presentarse incluso después de 48 horas de haber ingerido la sustancia.
  • Primer Uso. En Diciembre de 1915 los alemanes emplearon Fosgeno contra los británicos en Ypres.
  • Heridos y muertos. El 85% de los fallecidos a causa de la ingesta de un gas fue porque respiraron fosgeno o difosgeno.

Gas Mostaza.

Sulfuro de Cloro.

Gas Mostaza Primera Guerra Mundial

  • Olor y apariencia. En estado líquido y con pureza máxima es incoloro e inoloro, sin embargo cuando se emplea como agente químico en su forma impura tiene un color amarillento amarronado y un olor similar al ajo o rábano picante.
  • Efectos. El gas mostaza es un poderoso irritante y abrasador que puede dañar ojos, piel y tracto respiratorio. Causa quemaduras químicas cuando entra en contacto con la piel. Forma intermediarios que reaccionan con el ADN causando la muerte de las células.
  • Primer Uso. El 12 de Julio de 1917 las fuerzas germanas atacan a los británicos con gas mostaza, de nuevo en Ypres.
  • Heridos y muertos. Tan solo un 2.5% de los afectados por este gas fallecían, aunque su tasa mortalidad era muy baja, la efectividad en cuanto a debilitar al enemigo era muy alta. Los afectados requerían cuidados intensivos y elaborados.